Voluntariado y consumo responsable

Recomendaciones para el consumo responsable de energía

Es posible disminuir significativamente el consumo de energía en el hogar, simplemente conociendo los distintos consumos e identificarlos de manera correcta.

La mayoría del tiempo algunas personas no son conscientes del gran impacto que provocan en el ambiente por medio del consumo de energía diario, el cual incide de forma directa en la economía del hogar. Es posible lograr un cambio adquiriendo hábitos saludables de consumo energético, a continuación, te mostramos algunas recomendaciones para el consumo de energía responsable.

Recomendaciones para el consumo responsable de energía

Consumo de energía por medio de la televisión

Uno de los aparatos electrónicos dentro del hogar con mayor consumo de energía es la televisión. Actualmente podemos encontrar pantallas de televisión con distintos tipos de tecnologías, algunas de estas pantallas consumen mayor energía que otras.

LED es la tecnología con menor consumo de energía, en segundo lugar, se encuentra el cristal líquido (LCD) y finalmente las pantallas de plasma.

La primera recomendación en cuanto el consumo de energía por la televisión, es evitar dejar en modo “stand by” el televisor. Puedes conectar el DVD, televisores a una base múltiple de conexión con interruptor, de esta manera se podrá apagar de forma sencilla además de ahorrar dinero anualmente.

Electrodomésticos

Los electrodomésticos también forman parte de los aparatos con mayor consumo energético en el hogar. Es posible optimizar su utilización para reducir el consumo de electricidad, al controlar su utilización.

Por ejemplo, el frigorífico consume grandes cantidades de energía debido al uso frecuente en el tiempo. En este caso resulta fundamental la ubicación del frigorífico en la cocina, el mismo debe instalarse de manera que pueda circular sin problemas el aire detrás del frigorífico. Además, se debe evitar colocar el frigorífico en zonas con luz solar directa o zonas de calor.

Además, te recomendamos evitar introducir productos o alimentos calientes dentro del frigorífico. También debes mantener bien limpia la zona trasera del frigorífico y verificar el etiquetado energético al momento de adquirirlo.

En cuanto al microondas este es un electrodoméstico muy versátil porque puedes descongelar, calentar, entre otras cosas. El uso de un horno microondas y no un horno tradicional permite ahorrar al menos un 60% de energía, sin olvidar que disminuye significativamente el tiempo de cocción, ya que es más rápido.

Los lavavajillas y la lavadora consumen hasta un 85% de energía, ese gasto se deriva principalmente del calentamiento del agua en el lavado. En este sentido, lo mejor es utilizar el programa ECO. Además, lo mejor es el uso de la lavadora y lavavajillas cuando estén llenos.

Si bien es cierto que un lavavajillas requiere poca agua, puedes optimizar su rendimiento energético a través de un buen mantenimiento. Trata de mantener limpios los filtros, verificar el abrillantador y niveles de sal para ahorrar energía.

Tampoco se requiere aclarar la vajilla antes de colocarla en el aparato, simplemente quitar los restos sólidos. En cuanto a la lavadora, es posible la aplicación de programas de temperatura baja durante lavado, ya que se consume menos energía al calentar el agua.

Consumo responsable del agua caliente

Uno de los factores que más inciden en el derroche de agua es la temperatura, en ocasiones se pueden llegar a consumir al menos 100 litros de agua mientras se espera que el agua esté caliente. En este sentido, lo ideal sería llenar la regadera o cubo de fregar y de esta manera aprovechar el agua que se gastó.

Otra excelente opción es el aislamiento de tuberías para agua caliente, de esta forma se evitan pérdidas de temperatura disminuyendo significativamente el consumo de energía.

Cocina

Puedes hacer un cambio en los hábitos dentro de la cocina. Una excelente idea sería tapar las sartenes y ollas siempre, de esta manera reducirás el consumo energético requerido para calentar por lo menos un 25%.

En caso de utilizar una olla a presión, podrás economizar un 50% en energía. Respecto al uso del horno, trata de no abrirlo innecesariamente y de esta manera no se enfriará. Tampoco utilices el horno para recalentar comida o descongelar.

Una buena idea para disminuir el consumo de energía, es dejar descongelando los alimentos lentamente en la nevera, ya que este frío ayudará a conservar la temperatura.

Iluminación

Prefiere bombillas de bajo consumo, ya que las bombillas de luz cálida consumen demasiada energía y su ciclo de vida es más corto. Prefiere las bombillas de bajo consumo para ahorrar dinero y energía a la vez.

También puedes añadir un sistema para la iluminación a través de sensores de movimiento, principalmente en las áreas como las escaleras o pasillos. De esta manera ahorrarás energía porque no quedan las luces encendidas.

En cuanto a las zonas exteriores del hogar, puedes optar por cualquier solución solar, el ahorro energético será bastante significativo.
Aprender a utilizar de manera consciente y eficiente tus electrodomésticos, sistemas de iluminación; además de otros aparatos dentro del hogar, servirá para reducir de manera significativa el impacto dentro del medio ambiente, además de ahorrar mucho dinero por año.

Más información en 3ehouses.eu