Voluntariado y consumo responsable

Sobre nosotros

La sociedad vasca tiene una larga trayectoria de trabajo comunitario y un voluntariado fuertemente arraigado. Somos un país solidario, con muchas personas y entidades que a lo largo del tiempo han prestado servicios a la comunidad de manera desinteresada, mucho antes incluso de que desde las administraciones se contemplara algún tipo de respuesta al respecto.

Desde estos valores estamos trabajando para invitar y hacer participes a la organización del evento a más y más entidades que puedan aportar su granito de arena. Y en este empeño no estamos solos sino que traccionados desde el respaldo de nuestra comunidad. Trabajo en coordinación que está siendo un regalo por los aprendizajes y la generosidad de todas las personas y entidades participantes.

El espíritu de colaboración es un símbolo que engarza el característico paisaje vasco con los valores de la acción voluntaria: pequeños esfuerzos sostenidos en el tiempo por muchas y diversas personas que consiguen grandes logros para la sociedad.

Para este hemos elegido como tema aglutinador del debate “EL VOLUNTARIADO EN EL SIGLO XXI“. Queremos así contextualizar la acción voluntaria en el cambio de época y en los distintos escenarios que estamos viviendo, identificando los retos que deben regir una estrategia global de promoción de la participación y solidaridad ciudadanas en la próxima década y consensuar una delimitación de lo que es el voluntariado, su rol en el marco social actual y sus conexiones con el resto de esferas y agentes, de modo que podamos abrir una ventana al pensamiento creativo y expandir nuestra perspectiva con el objetivo de vislumbrar alternativas para afrontar los retos y cambios que ya estamos viviendo y llegarán a futuro.

No nos olvidamos que estamos en un cambio de paradígma y por ello también dedicaremos un tiempo a reflexionar sobre la aportación que en la acción voluntaria tienen las personas mayores, cada vez más numerosas y con mejores condiciones de vida, aportando sus capacidades a la sociedad desde una perspectiva altruista.

Deseamos que sea un congreso modélico por el contenido y por su carácter innovador y participativo. Una vivencia satisfactoria, energizante y compartida por todos los participantes.

Estoy convencido de que el mayor activo de una sociedad son las personas que la componen, máxime cuando esas personas forman parte activa de su comunidad tomando conciencia de sus fortalezas y sus debilidades y corresponsabilizándose con las soluciones. La acción voluntaria es la máxima expresión de este compromiso por conseguir sociedades centradas en las personas y en el logro del bien común.